Aquí lo que hace falta es un “majo y limpio”

Erasmo Quintana  //

La Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) que ha presentado el Instituto Nacional de estadísticas (INE) referido a datos de 2015, sitúan a nuestro Archipiélago como la segunda región con mayor tasa de riesgo de pobreza de todo el país, superada solo por Andalucía, que ostenta el 35,4% frente al 35% canario.

Datos sobrecogedores, donde se dice que en Canarias la pobreza es una realidad incontrovertible. Uno de cada tres canarios se encuentra en el umbral de riesgo de pobreza, cuyos ingresos anuales se sitúan en 8.209 euros, unos 684 euros al mes. ¿Cómo puede vivir una familia, por pequeña que sea, cobrando ese dinero?, es la pregunta que me hago. Además, la tasa a la que se refiere el informe mide desigualdad, no pobreza absoluta, o cuántas personas tienen menos ingresos que el conjunto de la población; y si atendemos a este indicador las que están situadas por debajo de esos 8.209 euros-mes se consideran en claro riesgo de pobreza.

Y todo lo descrito, queridos amigos, en una Región tocada de la mano de Dios, jardín del Edén por su clima único; segunda o tercera, que ahora no caigo, en visitas de turistas extranjeros, y nacionales. En otras palabras, región de potencia turística y, por ende, de mucha riqueza, no sabemos cuánta. Por lo tanto algo no se está haciendo bien, como podemos ver. ¿Que tienen que ser los gobiernos quienes regulen el equitativo reparto de la riqueza que se genera? Claro que sí.

En parte porque la ambición humana es un saco sin fondo, nunca se sacia. Y no digamos si, encima, las leyes laborales que modificó y aprobó el Partido Popular están todas, con la excusa de la crisis económica, a favor del empresario, dejando en la cuneta y desmantelados los derechos históricamente conquistados por la clase trabajadora. Observemos que, a trancas y barrancas, la economía ha ido mejorando, pero los recortes que se hicieron como consecuencia de la misma no se han cambiado. Ahí siguen, inamovibles. ¿Hasta cuándo, señor guardia?

En el PSOE, Pedro Sánchez con las primarias ha reconquistado la secretaría general que los poderosos barones le habían arrebatado en aquel vergonzoso Comité Federal de hace casi ocho meses. Tal era la deriva derechizante a la que habían llevado a un partido que se fundó para luchar contra la injusticia social. Los únicos partidos que existían en aquellos momentos todos eran propiedad de caciques, defensores de las clases adineradas y burguesas. Con la aparición del partido de Pablo Iglesias Posse las cosas fueron cambiando y la esclavitud remitiendo. Hasta ayer, esa organización de obreros había sufrido una paulatina metamorfosis porque sus máximos dirigentes se aburguesaban cada vez más, hasta el punto que de socialista y obrero no le quedaba sino el nombre. Todo empezó con Felipe, pero el culmen fue con Zapatero, al éste hacer con total desparpajo políticas genuinamente reaccionarias, en clara rivalidad con Rajoy. Y la derecha, encantadísima con ese PSOE.

La montaña de corrupción en la que se instala el PP es pura nimiedad, porque lo que importa en este país es que nos está “salvando” de Unidos Podemos. Nos está salvando porque los sueldos están tan bajos que no paran de crecer los contratos de trabajo, y éstos tan en precario, que las empresas no paran de crecer y crecer. Con las reformas de Rajoy ganan más dinero que nunca. Pero la otra cara de la moneda es que la mayoría de la gente la está pasando canutas: no llega a fin de mes. En Canarias, los sueldos más bajos; las pensiones ídem; las ayudas sociales y a la dependencia igualmente por la barranquera, y todos contentos. Con la locura del fútbol la masa trabajadora no cae en la cuenta de que la tienen machacada.

Aquí también recaudando por todo lo que se mueve. Me acabo de enterar que por la “exitosa” Ley Mordaza, invento extraordinario de esta derecha que Dios guarde, Hacienda ha recaudado en Canarias por multas once millones de euros, importe de 39.000 sanciones impuestas por la Policía, de las que ocho de cada diez tuvieron lugar en la provincia de Las Palmas.

Oigan, ¡qué bien! Tomen nota de eficacia las restantes instituciones del Estado. Para terminar, mis amigos, congratulémonos del indiscutible triunfo de Pedro Sánchez. Sinceramente creo que las cosas van a cambiar y este país nuestro volverá estar, en cuanto a democracia, honradez y eficacia en el lugar que le corresponde por la gran nación que es. Y de paso ¿por qué no también en Canarias? Se corregirán las injusticias, seguro, pues no me cabe duda que habrá un “majo y limpio” de todo lo malo que se hace al interés general, para mí lo más sagrado.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies