‘Cold War’, del polaco Pawlikowski, arrasa en los Premios del Cine Europeo

Esta historia de amor ambientada en en la guerra fría ha ganado como mejor película, dirección, actriz y guion en una gala celebrada ayer en Sevilla y donde Carmen Maura ha recibido el premio de honor a toda su carrera

En medio duna Europa dividida, la cinta del director polaco Cold War, guerra fría, ha arrasado en los premios del cine europeo. Pawel Pawlikowki, que ganó el Oscar por Ida, repite la fórmula de historia fría en blanco y negro donde el contexto político social enmarca a unos personajes condenados de antemano. Cold War es una bella historia de amor imposible entre dos músicos polacos desde los años 40 hasta los 60, entre dos mundos, el socialismo de Stalin y el capitalismo incipiente de Francia tras la Segunda Guerra Mundial. La cinta, que ha logrado una buena taquilla en nuestro país, se ha llevado mejor película europea, mejor dirección, mejor guion y también el premio a mejor actriz para Joanna Kulig. Era una de las rivales de Bárbara Lennie que competía por Petra.

Pawlikowski vuelve a la Guerra Fría, momento político que marcó muchas de las tragedias que vivimos hoy. Entre ellas el surgimiento del llamado tercer mundo. Un nacimiento que documentó el periodista polaco Richard Kapuscinski. Un día más con vida pretende homenajear el trabajo del periodista uniendo animación y acción real. El español Raúl de la Fuente es uno de los directores de esta historia que ha ganado el premio a mejor película de animación. “Hemos hecho en el cine lo que hacía Kapucinski, cruzar fronteras, con esta coproducción. Esta película va sobre la guerra, la guerra sigue todavía, en Yemen o en Siria. No queremos más guerras”, decía el director español.

El mejor actor ha sido Marcello Fonte, protagonista de Dogman, el thriller de Matteo Garrone, con el que este debutante ganó el premio a mejor interpretación en el pasado Festival de Cannes. “Me siento muy honrado, es un honor enorme”. El cine italiano también ha tenido uno de los mejores años, con Dogman y con Lazzaro Feliz, de Alice Rohrwacher, otra de las películas del año, a pesar de haberse ido de vacío.

Los premios del Cine Europeo distinguen entre drama y comedia y en esta segunda categoría, la ganadora ha sido la ácida La muerte de Stalin, del británico Armando Iannucci, que ha hecho gala de su humor en el discurso de agradecimiento. “Europa es una buena idea, lo dice un británico. Creo que es tan buena idea lo de la Unión Europea que lo voy a proponer en Reino Unido”. La comedia fue prohibida en Rusia, a los que el director ha mandado desde el escenario una pedorreta. Girl, del joven director belga Lukas Dhont, se ha conformado con el premio Discovery que, cada año, pretende reconocer a un director emergente europeo. Girl es la historia de una chica de 15, años en el cuerpo de un chico, que quiere ser bailarina. Todo un alegato contra el binario de género que ganó cuatro premios en Cannes, entre ellos la Cámara de Oro.

En la gala, que ha tenido lugar en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, la primera celebrada en España, también se han entregado tres premios de honor. Galardones que han recaído en el director griego Costa Gavras, el actor británico Ralph Fiennesy en la actriz Carmen Maura. Costa Gavras ha sido muy duro con el auge de la extrema derecha en Europa, uno de los desafíos a los que se enfrenta el viejo continente, mucho más acentuado tras la irrupción de VOX en el parlamento andaluz. “Eso ha sido un problema constante, desde Mussolini, pero el totalitarismo es económico”. “La academia de cine europeo es un ejemplo de la que Europa debe ser, estar todos juntos aunque seamos de países diferentes, a pesar de todas las diferencias”, decía emocionado. Para el autor de Z o de La caja de música, el cine vive ahora un momento clave, con la irrupción de las plataformas. “Netflix tiene cosas positivas, pero los directores y responsables de las plataformas tendremos que llegar a un acuerdo para que las películas, no solamente se vean en la televisión, sino que se vean en las salas, en los teatros o en las universidades”, reflexionaba.

“Nunca en mi vida me ha pasado que me ponga a llorar como una magdalena en una ceremonia como esta”, decía una emocionadísima Carmen Maura que dedicaba el premio a todos los actores españoles. “Mi primera vez en una ceremonia de los premios europeos iba vestida de rojo y me dieron un premio y cuando me acuerdo todo. Yo pensaba qué diferentes éramos y me parecía imposible crear una pandilla con gente tan diferente, y ahora, fíjate por donde, estamos aquí, 30 años después, vemos que esta academia funciona”, recordaba la actriz pasándose del inglés al castellano constantemente. “Quiero dedicárselo a Bárbara Lennie, aunque no haya ganado hoy y quiero decirle a las actrices que no se obsesionen con su cuerpo y con estar delgadas, eso da igual para ser actriz”.

El tercer premiado de honor de la noche ha sido el británico Ralph Fiennes que decía estar honrado de estar en Sevilla y de recibir un galardón que le ha hecho pensar en qué es ser europeo. “¿Se puede ser inglés y europeo? La respuesta es sí, así es como yo lo siento. Es un sentimiento de conexión, de familiaridad. Un sentimiento que está amenazado por un movimiento reaccionario”, decía en pleno debate sobre el Brexit. “En Inglaterra ahora solo está el ruido de esa división, pero el cine puede ser una ventana para celebrar las diferencias, los idiomas, las culturas, viendo a los otros, siendo testigos de las vidas de otros. Colaboramos en nuestro trabajo y ofrecemos esa colaboración a la audiencia”, decía en un discurso en el que avisaba del peligro del populismo, la corrección política y las redes sociales.

—————– 

*Publicado por Pepa Blanes en CadenaSer.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies