El Gobierno ajusta la política de precios del Festival de Música de Canarias y aplica descuentos de hasta el 3 4%

· Mariate Lorenzo anuncia que se aplicará una rebaja media del 20% en abonos y entradas sueltas para favorecer una mayor accesibilidad al FIMC y llegar a un mayor número de público

· La Consejería va a realizar por primera vez estudios de satisfacción, de impacto económico y encuestas entre la población en torno a este evento, que cumple su 33 edición

La Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias realiza un ajuste en la política de precios del Festival Internacional de Música de Canarias (FIMC) que se desarrollará entre el 7 de enero y 6 de febrero de 2017, con descuentos, tanto en el coste de las entradas como de los abonos, de hasta un 34 %. Así lo ha anunciado la consejera de Turismo, Cultura y Deportes, Mariate Lorenzo, durante la sesión celebrada hoy en el Parlamento de Canarias, donde señaló que esta decisión forma parte de un conjunto de medidas que se están llevando a cabo para lograr una mayor proyección de esta cita musical, así como favorecer la accesibilidad al Festival por parte de un mayor número de personas

Para la edición 2017, cuya programación fue presentada el pasado mes de julio, la reducción de precios del Festival Internacional de Música de Canarias oscilará entre un 14% y un 34 %, tanto para las entradas sueltas como para los abonos, dependiendo de la ubicación dentro del recinto donde tendrán lugar los conciertos programados. El precio del abono, que incluye cinco conciertos oscila entre 80 euros, el más económico, y 225 euros el de las mejores localidades, lo que supone una media del 20 % de reducción respecto a la edición anterior. Con relación a las entradas sueltas, los precios oscilan entre 8 y 70 euros.

Cabe recordar que el abono de la 33 edición del FIMC incluye los conciertos de Mahler Chamber Orchestra, Mozarteum de Salzburgo, las Hermanas Labeque y el que ofrecerán conjuntamente la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y la Orquesta Sinfónica de Tenerife, interpretando los Gurre Lieder de Schoenberg junto a cuatro coros. El abono se completa con los conciertos de la OFGC y OST, en Tenerife y Gran Canaria, respectivamente.

El plazo para la renovación de abonos dará comienzo a finales de septiembre, mientras que la compra de nuevos será a partir de noviembre del presente año. La última fase será para la venta de entradas sueltas en diciembre.

Maríate Lorenzo explicó hoy en el Parlamento que en la nueva edición del Festival “se ha intentado conjugar, por un lado, la programación de grandes artistas y formaciones internacionales (tanto de cámara como orquestales), y, por otro, un mayor alcance del FIMC dando entrada a nuevos estilos dentro de la música docta, y programando un mayor número de conciertos en más espacios. Todo ello con un claro objetivo: lograr llegar a un mayor número de público posible”.

La consejera recordó que desde la empresa Canarias Cultura en Red, dependiente de esta Consejería, y de la comisión técnica de transición de este Festival, a quien se le encargó, entre otros cometidos, diseñar el programa de la 33 edición de esta cita musical, “se ha trabajado intensamente, y en un tiempo récord, en ofrecer una programación lo más amplia y variada posible. Y es precisamente ahí donde esta 33 edición ha puesto el acento: en su extensión, salvaguardando, por supuesto, la calidad que siempre le ha caracterizado”.

La próxima edición del festival estará integrada por 88 conciertos, casi el doble que en la edición de 2015 y una treintena más que en la de 2016, al tiempo que amplía el número de escenarios para llegar a más municipios y a mayor número de asistentes. Además, estarán representadas las diferentes épocas de la historia de la música, abarcando desde la música antigua, interpretada con criterios historicistas, hasta la música que se está creando en nuestros días.

Según indicó, “la valoración de la música, como toda manifestación artística, es algo subjetivo, y nuestra obligación pública es abrir el abanico a las más variadas subjetividades, de forma que como hemos hecho edición tras edición, podamos seguir creciendo con la complicidad y el esfuerzo de todos”.

La consejera matizó que el FIMC “es patrimonio de todos los canarios y como tal queremos que sea objeto de una serena reflexión colectiva”. Para ello anunció que su departamento va a llevar a cabo por primera vez estudios para conocer la percepción y aspiración que tiene la población en torno a esta cita.

Se trata, explicó, de testar técnicamente el sentir del público y de la ciudadanía. “Es necesario saber quiénes son los públicos de cada una de las islas (edad, preferencias musicales y culturales…), cuál es su nivel de satisfacción con el Festival y también saber cuál es el impacto económico que tiene esta cita anual, al que el Gobierno de Canarias destina sus mayores esfuerzos económicos en materia cultural.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies