El pianista canario Jorge Robaina interpreta obras de Gustavo Díaz-­Jerez, Mozart, Brahms y Debussy

El pianista canario Jorge Robaina sube al escenario del Teatro Pérez Galdós el miércoles 28 de febrero a las 20.00 horas para interpretar un concierto heterogéneo con obras que van de Mozart a Díaz-Jerez dentro de la temporada de la Sociedad Filarmónica, evento patrocinado por Rocasa.

Robaina completó su formación musical en Viena con las máximas calificaciones. Después de ganar varios concursos nacionales e internacionales su carrera la ha llevado a actuar en los más prestigiosos Festivales de música de nuestro país y en salas tan relevantes como la Festspielhaus de Salzburgo, Musikverein de Viena o Philarmonie de Colonia, así como en el Carnegie Hall de NuevaYork. Como solista ha colaborado con la Orquesta Sinfónica de Asturias Orquesta Filarmónica de Gran Canaria,   Orquesta   Sinfónica   de   Tenerife,   Orquesta   Sinfónica   Ciudad   de   Oviedo,   Orquesta   de Córdoba, Orquesta Nacional de España, Orquesta de RTVE, Orquesta de la RTV Polaca, Orquesta de la Región de Murcia, Orquesta de Cámara Sinfónica Húngara y Mozart Orchester de Viena entre otras. Ha trabajado con directores como Charles Dutoit, Victor P.Pérez, A.Witt, Odón Alonso,M.H.Silva, A.Ramírez Iborra , Max Valdés , Ros Marbá y A.Leaper entre otros

Premio de la revista “Ritmo” por su disco de música para piano de Guridi y el Padre Donostia en1986. Ha realizado las primeras grabaciones mundiales del Concierto para piano y orquesta de J.J.Falcón Sanabria con la Hungarian Chamber Symphony Orchester, Nostálgico de C. Bernaola y el Concierto para dos pianos y gran orquesta de A. Martín Pompey junto a la orquesta de la RTVE

Programa a interpretar

La Fantasía en do menor KV 475 constituye probablemente la obra más sombría y enigmática de Mozart. Compuesta en un momento de madurez, la tonalidad de do menor parece inspirar al autor para extraer sus colores más sombríos, para hablarnos de la fatalidad del destino. El Claro de Luna de Debussy es probablemente la obra más difundida de su autor, del cual conmemoramos   este   año   el   aniversario   de   su   muerte.   El tercer   tiempo   de   la   Suite Bergamasque, obra de juventud con la que Debussy marca ya su nuevo estilo personal.

Publicada en1905 aunque fue compuesta con mucha anterioridad, en 1904 quiso añadir a la misma otras dos piezas que aparecen en programa, Masques y L’isle joyeuse que finalmente fueron publicadas separadamente, quizás por sus dimensiones y el virtuosismo que despliegan. La primera de gran luminosidad y la otra casi macabra constituyen las obras para piano más desarrolladas de Debussy. Acompañamos estas obras de tres preludios del primer libro del mismo autor que representan su época de madurez compositiva y del estreno mundial de Sisyphus, uno de los Metaludios de G.Díaz Jerez, dedicado a J. Robaina. La tercera y última Sonata de Brahms para piano op.5 es en realidad para algunos estudiosos un autorretrato   del   autor.   De   dimensiones   sinfónicas   utiliza   ya   todos   los   recursos   habituales   del compositor para convertir el piano en una orquesta sinfónica. Su segundo movimiento constituye una de las más bellas escenas de amor de toda la literatura romántica alemana, basado en un poema que dice así:

“Cae la tarde, brilla el claro de luna, hay dos corazones unidos por el amor que se abrazan con beatitud”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies