La Fiscalía se querella contra Shakira por utilizar presuntamente empresas en paraísos fiscales

La querella, que se dirige también contra un abogado de Nueva York, expone que la cantante no pasó ni un solo día en Bahamas pese a afirmar que residía allí y le atribuye seis delitos, según informa El País

La Fiscalía de Barcelona ha presentado este viernes en los juzgados de Esplugues de Llobregat una querella por fraude fiscal contra Shakira. El ministerio público concluye que la artista colombiana simuló que disponía de residencia fiscal en Bahamas para evitar el pago de impuestos en España. La cuota defraudada, tal como señaló la Agencia Tributaria en su informe final, asciende a 14,5 millones de euros. La fiscalía atribuye a Shakira seis delitos de fraude fiscal cometidos entre 2012 y 2014. La querella también se dirige contra un abogado con domicilio en Nueva York que ayudó a la artista a crear un «entramado societario» para defraudar. La artista utilizó empresas en paraísos fiscales para «ocultar» sus ingresos a Hacienda, según el escrito de la fiscal, que pide su declaración como investigada y que preste una fianza de 19,4 millones de euros.

El ministerio público considera que, en los años objeto de investigación, la cantante tenía ya la residencia fijada en España, una vez que hizo pública su relación con el defensa del Barça Gerard Piqué. La ley señala que, cuando un ciudadano pasa la mitad del año (más un día) en España, debe considerársele residente a efectos fiscales y tiene que pagar sus impuestos (IRPF, patrimonio) en España.

El escrito subraya que desde 2012 Shakira «vivía en España de manera habitual», primero en Barcelona y más tarde en una casa que compró en Esplugues y que «pasó a constituir el domicilio familiar» de Shakira y Gerard Piqué. Las estancias fuera de España «lo fueron a diferentes países por motivos profesionales», con una «duración corta». Con una excepción, recoge la querella: la participación en el programa The Voice, de Estados Unidos. Shakira «permaneció de manera efectiva en España» la mayoría de los días del año.

En sus comparecencias ante Hacienda, los representantes de Shakira insistieron «en multitud de ocasiones» en que tenía la residencia fiscal en Bahamas, donde muchos años antes había comprado una casa con su expareja Antonio de la Rúa. La fiscalía lo desmiente y señala que, entre 2012 y 2014, «no estuvo ningún día de presencia física» en Bahamas. La conclusión es que la cantante «tenía la obligación» de pagar impuestos en España «por la totalidad de su renta mundial», tanto en IRPF como en el impuesto sobre el patrimonio.

Entramado societario

La artista «utilizó un entramado societario» para «ocultar» a Hacienda su renta, que fue organizado por abogados norteamericanos y por asesores fiscales. La querella, de hecho, también se dirige contra uno de esos abogados, con domicilio profesional en Nueva York. El «plan» consistió en que fuesen las sociedades (y no ella) quienes figurasen como «perceptores» de las rentas de la cantante. La querella cita hasta 14 empresas.

Tal como avanzó EL PAÍS, la fiscalía decidió a finales de noviembre no archivar la investigación abierta contra Shakira Isabel Mebarak Ripoll, lo que en la práctica significaba que presentaría una querella en los juzgados, como así ha ocurrido. El siguiente paso será que el juzgado al que corresponda estudiar la querella la admita a trámite -ocurre en la inmensa mayoría de los casos cuando las querellas proceden de la fiscalía- y que cite a declarar a la cantante como investigada. La fiscalía de delitos económicos de Barcelona ha presentado la querella en Esplugues por ser la localidad donde residen la artista y su familia.

En los últimos meses, los abogados de la cantante y la Agencia Tributaria han mantenido conversaciones para intentar resolver el conflicto en la vía administrativa. No ha sido posible. Hacienda considera que hubo intención de defraudar y así lo reflejó en el informe final remitido a la fiscalía, que lo ha tomado como base para presentar la querella.

Desde 2008, Shakira tiene sus derechos en la sociedad Ace Entertainment, domiciliada en Luxemburgo. A través de esa empresa cede sus derechos a Live Nation, que es una empresa cotizada americana que promociona a multitud de artistas de fama mundial.


*Publicado por Jesús García en El País

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies