La revista ‘Al-Harafish’ dedica al pintor Antonio Padrón su número 34, coincidiendo con el 50 aniversario de su muerte

  • La última edición se presenta el día 9 de noviembre, a las 19.30 horas en la casa-museo de Gáldar que vela por su obra, con una performance y música

 

 

Las Palmas de Gran Canaria, 7 de noviembre de 2018.- Un total de 23 creadores han querido sumarse al homenaje que la revista Al-Harafish plantea en su número 34 con motivo del medio siglo que se cumple de la muerte del artista indigenista Antonio Padrón. La edición especial, que se presenta el día 9 de noviembre, a las 19.30 horas, en la sede de la Casa-Museo Antonio Padrón-Centro de Arte Indigenista, que el Cabildo mantiene abierto en Gáldar, manifiesta el vigoroso estado de salud de la citada publicación independiente, que se edita desde 1977 en Gran Canaria, gracias al ímpetu creador y a la persistencia que a lo largo de estos 21 años han demostrado sus tres promotores, la escritora y performer Macarena Nieves Cáceres y los pintores José Luis Luzardo y Jerónimo Maldonado.

La presentación de este número especial dedicado a Padrón tendrá lugar en el citado museo (calle Capitán Quesada, 3) en un acto que ha sido denominado ‘Textos y pretextos para Antonio’, y en el transcurso del que se desarrollará asimismo en su patio ajardinado la performance ‘TriangulaAcción del deseo’, que protagonizará Macarena Nieves, escritora, artista visual vinculada a la acción fotográfica y performativa y a la acción feminista.  En dicha acción, a modo de mensajera/intermediaria entre el mundo visible e invisible, la autora se inspirará en la cualidad mágico-mística de la obra del pintor para desarrollar su performance.

“Vestida de mujer transmuto a hombre (con voz de mujer). Desvistiéndome en dualidades para afrontar lo andrógino. Porque toda persona pueda hacer uso de valores femeninos como masculinos, en igualdad de condiciones, independientemente del sexo”, señala Nieves.

En esa década de existencia, ‘Al-Harafish’ no ha dejado de presentarse a un público selecto y minoritario, vinculado fundamentalmente con la creación literaria, visual y plástica en su dimensión más amplia, en forma de singulares y provocadores envases cuyos diseños ya aventuraban a su poseedor la línea de sus singulares contenidos. En su número 34 dedicado monográficamente al pintor galdense fallecido a la edad de 48 años, participa una importante nómina de artistas entre los que figuran Cristóbal Guerra, Orlando Ruano, Francis Naranjo, Paco Sánchez, Dagmara Wyskiel, Diego Higuera o escritores y escritoras como Dolores Campos Herrero, Emilio González Déniz, Silvia Rodríguez, Paula Nogales, Alicia Llarena, Félix Hormiga o Cecilia Domínguez, entre otros.

Macarena Nieves, que desde 2004 se responsabiliza de la colección poética con el sello ‘Al-harafishedita’, asegura que el texto denominado ‘Arqueologías del aquellar’ que justifica la dedicación a Padrón de este número, reconoce “el relato de canariedad universal de su obra en continua simbiosis por subsistir sin salirse del salitre que la descarna. Predominando una realidad de lo doméstico-cotidiano dominada por el silencio. Un ‘aquellar’ implícito a un dolor contenido. Siendo en este ‘aquellar’ donde los personajes de los cuadros de Antonio Padrón, aún careciendo de sombras,  corroboran causas pendientes como fantasmas de sí mismos”.

Se da la circunstancia de que recientemente fue exhibida la muestra titulada ‘Al harafish (1997-2018)’ que Roberto García de Mesa comisarió sobre esta revista-objeto en el Circulo de Bellas Artes de Tenerife. El número inicial de la publicación, que ha conseguido la colaboración y participación de más de trescientos colaboradores de distintas partes del mundo como España, México, Portugal, Suiza, Alemania, Nicaragua,Holanda o Chile, fue presentado por vez primera en el Taller Multimedia, espacio alternativo donde se fueron gestando, a su vez, las primeras reuniones que dan fruto en la Asociación Islas Canarias de Artistas Visuales (AICAV), creada en 1999.

 

Sus formatos han sido tan variados como curiosos: desde una caja de cartón de pizzas a una de madera de puros, pasando por un calzoncillo-braga o un contenedor de plástico para trasladar comida a casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies