Los tesoros

Santiago Gil  //  
Siempre enterraba algo en los lugares en donde había sido feliz. Casi todas las ciudades en las que había vivido guardaban un recuerdo lejano de su presencia. De niño enterraba monedas en el campo o se empeñaba en vencer a las mareas guardando piedras o caracolas debajo de la arena. Ahora acude a algún parque o cierra los ojos y guarda lo que desea en lo más profundo de su memoria. Todo lo que vivimos intensamente se eterniza y se queda para siempre, aunque nunca lo volvamos a recordar conscientemente. 
De esos trasteros del alma se nutren luego los sueños o ese estado de ánimo que uno a veces no sabe que ha escrito mucho antes, esa melancolía de los días grises o la alegría extraña e inmensa bajo un cielo azul de verano.
Ese hombre me contó que una vez, con ocho o nueve años, había enterrado unas monedas en una finca del pueblo en el que pasó su infancia. Sabía perfectamente dónde había excavado la tierra y recordaba todo aquel ritual que improvisaba con sus amigos cuando jugaban a ser aventureros. Ese día, además, dibujaron un mapa con todas las referencias cercanas y se dijeron que vendrían a buscarlas cuando cumplieran cincuenta años. 
Él imagina que los demás amigos olvidarían esa promesa. Ni siquiera se acuerda de qué amigos le acompañaban, pero sí de las monedas de cinco duros que enterraron en aquella tierra arcillosa que estaba junto a una plantación de plataneras. Fueron cuatro monedas que ya no existen, y él regresó queriendo cumplir aquella promesa. La recordó hace un par de años. No había regresado a ese pueblo lejano desde la adolescencia. Su padre había estado destinado en el colegio y luego acabó viviendo en otra provincia lejana. Subió al avión, llegó a la isla y se acercó al pueblo de su infancia. 
No reconocía a nadie, y él también fue un extraño para todos los que se lo tropezaron por la calle. Ya no estaban las puertas abiertas como cuando él era pequeño y no había niños correteando en la plaza. No tuvo que recrear aquel mapa que dibujó pacientemente con sus amigos. Le bastó con seguir los pasos de sus recuerdos, una gran cuesta, una ermita, luego un camino de tierra, una mareta y aquella finca que ahora estaba poblada de mala hierba. 
Alrededor ya no quedaban plataneras y parecía que todas aquellas fincas estaban destinadas a acoger el cemento que se había ido expandiendo por los contornos del pueblo. Aquella ciudad ya no tenía nada que ver con el lugar recoleto y casi bucólico de su infancia. 
Saltó un muro y empezó a excavar con las manos. Las encontró, cubiertas por el barro y casi irreconocibles por la humedad del tiempo. Las tuvo en sus manos unos minutos y entonces recordó a los amigos y cada una de aquellas vivencias lejanas. Esbozó una sonrisa y las enterró de nuevo por si alguno de los otros también recordaba la promesa. Ese día cumplía cincuenta años.

CICLOTIMIAS

Las orillas se pierden siempre en las profundidades del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies