Turismo, asignatura pendiente en la educación canaria

Michel Jorge Millares  //

Disculpen que recurra al tópico en el título de este artículo, pero no queda otra. Para una población que vive del turismo es, cuanto menos, inquietante ver el poco interés que suscita su conocimiento y divulgación entre la población más joven. Máxime cuando el Gobierno de Canarias insiste en realizar iniciativas multitudinarias entre los estudiantes para promover una liga de e-sports por considerar que puede ser una apuesta de futuro, aunque no me queda muy claro cuál es el futuro para quienes se limitan a jugar ante la pantalla si el negocio está en el diseño, programación y control de las plataformas.


Más me extraña cuando comprobamos que sólo el turismo y hostelería (directamente) suponían el 34% del PIB y el 40% del empleo en Canarias en 2015, unos porcentajes que han crecido en los últimos años gracias al boom turístico vivido hasta 2017, año en el que alcanzamos los 16 millones de turistas, mientras los demás sectores se han mantenido en su nivel casi testimonial. Otro ejemplo es que más del 30% de los impuestos que se recaudaron en Canarias en 2015 llegó del sector turístico. Y, a todo esto, tenemos un desempleo juvenil (20-24 años) del 37,4%, mientras en Alemania es del 6,2% o en Reino Unido el 12%. Esto sin contar que en el sector turístico la mano de obra que crea se queda en manos de foráneos en un importante porcentaje. Pero a nadie parece preocuparle. Lo mismo ha pasado con los inversores y comercializadores, que encima tributan en otros territorios. O que, en el peor de los casos, se extienda por la población la sensación de que el turismo no es lo que era o nos habían dicho y se propague la turismofobia.

Con estos datos es indiscutible la necesidad de una formación adecuada en todos los niveles educativos, especialmente en la enseñanza primaria y media, que contribuya a mejorar nuestras competencias y competitividad, pero no es así.

Ha habido iniciativas y experiencias para divulgar el conocimiento del turismo en los centros educativos desde hace casi un siglo, pero escasas y sin continuidad. Sin embargo, si al alumnado canario le avisaran desde pequeño que de las diez posibilidades de encontrar un trabajo en las islas cuatro de ellas están directamente vinculadas al sector turístico, probablemente se interese por todo lo relacionado con ésta actividad para que no se beneficien otros/as de estas oportunidades.

Partiendo de esa premisa… ¿Qué puede interesar al alumnado? O mejor dicho: ¿Qué debe hacer la Consejería de Educación para que los/as futuros/as profesionales puedan acceder a la principal actividad económica e, incluso, puedan crear nuevos modelos de negocio para que el turismo incremente el gasto en nuestro destino? Está claro que hay muchas cosas por hacer. Empezando por un programa docente en los distintos niveles educativos, y un programa social de divulgación porque el desconocimiento es casi absoluto a pesar de que el turismo está en nuestro ADN, en nuestra cultura.

Además de reiterar las ya consabidas virtudes del Archipiélago como destino turístico (y las que no aprovechamos), estamos ante un territorio complejo que es multidestino y multiproducto a la vez, pero eso no es una desventaja sino todo lo contrario al abrirse un enorme abanico de oportunidades. Sobre todo en una actividad que es transversal y puede activar diferentes líneas de negocio sin el coste medioambiental que provocaría un desarrollo industrial que, es cierto, ofrece sueldos más altos, pero su impacto sobre un territorio tan frágil sería devastador, además de imposible tal como es nuestra realidad.

No es que no haya intentos de formar, motivar, divulgar y sensibilizar sobre el turismo, pero son tan escasos y de tan corta duración que apenas pueden haber producido algún efecto… En los años 30 del siglo pasado se publicó el folleto ‘Cómo se viaja en España’ por el Patronato de Turismo. Más bien una guía de establecimientos y de comunicaciones, con algunas recomendaciones y orientaciones sobre el incipiente turismo antes de las guerras. En 1964, el Patronato para el Fomento del Principio de Igualdad de Oportunidades financió la publicación del folleto ‘Turismo y comprensión internacional’, que viene a explicar las diferencias entre España y los países europeos, tanto administrativas como culturales. De toda esta producción, quizás el libreto que intenta llegar más allá en la comprensión del turismo es ‘España para usted. España es diferente’ (1964), con numerosas ilustraciones del genial Máximo, en la que entre rutas, consejos y trámites, ofrece una serie de justificaciones sobre cómo son los españoles en una sociedad que hizo “una guerra para una paz” y otras extensas explicaciones a modo de propaganda del régimen, entre las que se atienden ampliamente los problemas morales y de comportamiento respecto a los aspectos religiosos, el honor, el orgullo, la cursilería, el humor, el bikini, la puntualidad, los piropos, el amor… En 1968 se publica la ‘Cartilla turística escolar’, con la que se pretendía sensibilizar y orientar a la población escolar sobre el fenómeno que se extendía por el país que seguía bajo un sistema dictatorial que tenía que abrirse a la posibilidad de atraer visitantes y divisas de países con sistemas democráticos, otras religiones, otra moralidad muy alejada de la represión sexual impuesta en España…

En Gran Canaria nos encontramos con una amplia labor divulgativa en libros y revistas, con guías muy completas, pero en ningún caso trabajos de carácter pedagógico o para incorporar a los contenidos docentes sobre la actividad turística hasta la publicaicón de ‘El turismo en Canarias. San Bartolomé de Tirajana’ (Ezequiel Guerra, Magaly Miranda y Rubén Naranjo. 1998). La más interesante aportación didáctica que quedó en una publicación que no ha tenido continuidad ni recorrido en los contenidos docentes de Canarias, especialmente en Gran Canaria. Puede que haya alguna aportación más, pero que probablemente también esté en un cajón.

Y dicho esto ¿Se puede desarrollar un proyecto didáctico con los más de 200.000 euros que quiere destinar el Gobierno de Canarias para los e-sports? No sólo se puede, sino que se debe. Y ya están tardando, no digo que más de un siglo, pero desde que esta Comunidad tiene competencias educativas y legislativas, la falta de una voluntad política por apoyar al sector que nos permite una economía solvente es incomprensible.

España para usted. España es diferente.

 

Turismo y comprensión internacional
Cómo se viaja en España

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies