Un debut de premio

·        Ana María Alonso Fernández-Aceytuno, la ganadora del Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós, nunca antes había escrito un texto literario

Las Palmas de Gran Canaria, 19 de noviembre de 2018.- La autora Ana María Alonso Fernández-Aceytuno (Las Palmas de Gran Canaria, 1949) acaba de obtener la última edición del Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós convocado por el Cabildo grancanario, a través de la casa-museo que vela por la proyección de la figura y la obra literaria del más célebre de los escritores canarios. Y lo hace con la primera novela que escribe, titulada ‘Todo quedará en la sombra’, un texto que aborda literariamente una página de la historia reciente de España, insuficientemente reflejada en la narrativa española contemporánea, como es el episodio protagonizado por la pequeña sociedad colonial establecida en el territorio de Sidi-Ifni, ciudad ubicada en la costa atlántica del sudoeste de Marruecos.

Hasta ahora, su actividad literaria se reduce a su esporádica participación en algunos blogs literarios, publicando algunos relatos cortos o crónicas de viajes, y en algún programa radiofónico de relatos cortos. Al mismo tiempo, Ana María Alonso Fernández-Aceytuno realiza algunos cursos de relatos cortos de escritura creativa y de poesía con Alexis Ravelo y Pedro Flores, respectivamente.

Un proyecto que duró cuatro años

Según señala la ganadora del citado premio “la idea de escribir esta novela era un proyecto personal antiguo. España mantuvo una colonia militar en Ifni entre los años 1934 y 1969. Sin embargo poco se conoce de ella en España -algo más en Canarias porque los civiles que allí se establecieron eran en su mayoría canarios, y porque el apoyo logístico a la guerra de Ifni descansó aquí-, y encontré que muchas personas la confundían con el Sáhara. Existe abundante bibliografía histórica, casi toda escrita por militares o personas que hicieron la mili allí, pero muy poca que explicara cómo era la vida doméstica no militar”, señala.

Sin obviar las circunstancias históricas en las que se mueven los personajes, la autora ha intentado trasmitir la vida cotidiana de la colonia a través de la ficción, utilizando como personaje principal una joven ajena a la misma, que se traslada desde Madrid a casa de sus tíos y, que a través de su mirada sorprendida e inquieta, muestra cómo se desarrollaba la vida de las familias, las mujeres y los niños, tanto colonizadores como colonizados, y los «no combatientes» en los momentos de la guerra. “Esa chica al mismo tiempo descubrirá la complejidad de los sentimientos amorosos, en permanente conflicto entre la lealtad y el deseo, la irracionalidad de las guerras y las dificultades para encontrar su lugar en una sociedad en la que las mujeres que intentan ser libres tienen difícil cabida”, añade Aceytuno.

“He tardado casi cuatro años, pero trabajando de forma discontinua, dedicados en su primera parte de esta novela y a la fase de documentación existente en libros, artículos, revistas, blogs, y el Archivo General Militar de Madrid. A ello se añadieron numerosos estudios e informes sobre la vida y costumbres de los nativos, contenidos en documentos familiares manuscritos e iconográficos, y un trabajo de campo con dos viajes a Ifni, acompañada de una amiga de la infancia que permaneció en dicho territorio hasta su entrega, así como los relatos e historias verbales que me trasmitió, tanto ella, como mi madre y abuela, que yo había ido guardando en mi memoria. Escribirla ha sido más fácil, con toda la información obtenida y la idea clara de lo que quería contar. La tarea de corregir y corregir, y cambiar pequeñas cosas aquí y allá, me ha llevado casi un año”, explica la ganadora del premio.

La autora debutante confiesa que “aún no he podido salir de la sorpresa por el premio concedido”. En su mente advierte que tiene otro proyecto, probablemente centrado no en los enfermos ni en las enfermedades, sino en las complejas y (y conflictivas) relaciones humanas del mundo de los trabajadores en los hospitales, un lugar peculiar en el que conviven miles de personas, mayor en número que muchos pueblos o ciudades. “Pero es solo éso, un proyecto que no sé si llevaré a cabo”, dice.

Aunque declara que no tiene escritores preferidos, se confiesa lectora, “como cualquier persona, de lo que caiga en mis manos. Los gustos han ido cambiando con los años pero, digamos, que me mantengo fiel a Cortázar, Vila-Matas, Kundera, Bolaño, Aramburen, Javier Marías, Paul Auster, Vargas Llosa  o García Márquez”, concluye Ana María Alonso Fernández-Aceytuno.

Nacida en Las Palmas de Gran Canaria en 1949, la primera infancia de la ganadora transcurrió entre Las Palmas de Gran Canaria, Ifni y El Aaiún. A los siete años su familia se traslada definitivamente a la capital grancanaria. Estudió Medicina en Salamanca e hizo la especialidad de Anatomía Patológica en Barcelona. La mayor parte de su vida profesional como patóloga ha transcurrido entre el antiguo hospital Nuestra Señora del Pino y el Hospital Doctor Negrín, hasta hace cuatro años, fecha en la que se jubila.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies