La complicidad

Santiago Gil  //

Un encuentro con amigos del pasado es como un regreso a casa. Pasan las horas entre recuerdos, anécdotas, viejos amores, ausencias, sueños que parecían imposibles que se cumplieran, sueños que quedaron en el camino y sueños que seguirán vivos hasta que nos despidamos de esta tierra en la que seguimos trazando nuestras biografías. Me gustan esos encuentros que no tienen nada que ver con los de antiguos alumnos o ex jugadores de no sé qué equipo al que un día pertenecimos. Éramos amigos para pasar las horas sin las obligaciones de los estudios o de los grupos en los que te ves inmersos sin que tú hayas elegido querer estar en ellos.

Esos amigos nos fuimos eligiendo en la adolescencia, éramos mujeres y hombres que compartíamos aquel despertar de todas las utopías y que no veíamos nada más que el horizonte que teníamos por delante como esos caminos que parece que no acaban en ninguna parte. No todos pasaron la criba del tiempo.

Por una cosa o por otra nos fuimos separando, viviendo en ciudades o países diferentes, o haciendo vida a escasos kilómetros sin apenas vernos. Ahora quedamos de vez en cuando y nos reconocemos en esa complicidad de quien no tiene que estar fingiendo nada para que le quieran más, le admiren o se apiaden de su sufrimiento. Con esos amigos y amigas que el tiempo ha salvado de todos los naufragios puedo estar muchas horas riendo y recordando.

No hay fingimientos ni dobleces, y de alguna manera celebramos todo el rato que podamos seguir reencontrándonos sanos y salvos en un mundo que se parece poco al que imaginábamos. No nos quejamos. Todos hemos tenido suerte y todos hemos sido golpeados alguna vez por la vida. Brindamos por los que ya no están pero siguen presentes en nuestras vivencias lejanas y recuperamos la viveza y la libertad de cuando solo creíamos en los sueños. Alguna vez nos enseñamos fotos del pasado, pero nunca hablamos de volver a aquellos tiempos.

Todo pasado nos parece siempre bello, lo idealizamos y nos idealizamos a nosotros mismos como no éramos. Pero con estos amigos con los que se eternizan las sobremesas a veces no hacen falta ni palabras. Nos conocemos de sobra y nos conocíamos cuando no teníamos absolutamente nada. Nos elegimos entonces y de alguna manera decidimos hermanarnos para siempre. Uno se siente a salvo sabiendo que están en alguna parte.

Con ellos compartí la magia de los primeros versos, las primeras amanecidas, los primeros amores y aquellos acordes de guitarra que en algunas madrugadas se confunden con las olas lejanas de la playa. La playa sigue estando siempre que alzo la mirada o que cierro los ojos en cualquier ciudad alejada del océano y del olor a salitre y a sebas. Brindo por los amigos. Por la complicidad que regalan los años. Por la serenidad de sabernos queridos en cualquier tiempo.
CICLOTIMIAS

También quedan los ecos de las vidas a las que no llegamos a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies