La figura y el legado de Fernando León y Castillo se reivindican como ejemplo inspirador para las nuevas generaciones

Más de un centenar de personas participaron hoy en la ofrenda floral al político teldense en el 175 aniversario de su nacimiento

Las Palmas de Gran Canaria, 30 de noviembre de 2017.- La ofrenda floral celebrada hoy en la Plaza de la Alameda de Telde con motivo del 175 aniversario del nacimiento del político Fernando León y Castillo (Telde, 1842-Biarritz, 1918) se convirtió en el marco idóneo para reivindicar su legado como  ejemplo “inspirador” para las nuevas generaciones, según recalcó en el acto  el director general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, Oswaldo Guerra.

En una cita en la que participaron autoridades consulares, municipales e insulares, descendientes del homenajeado, cronistas oficiales, representantes vecinales y más de un centenar de alumnos de los colegios públicos León y Castillo y San Juan de Telde, Guerra recordó que el insigne teldense también fue un niño que tuvo sueños que se tradujeron en una sobresaliente carrera política que le llevó a ser ministro por dos veces, vicepresidente del Congreso y embajador en Francia, además de lograr avances cruciales para su isla natal.

El director de la Casa-Museo Fernando León y Castillo, Antonio González Padrón, resaltó que el político siempre estuvo al servicio de Gran Canaria y que gracias a él fue posible la construcción del Puerto de la Luz, entre otras grandes obras de ingeniería civil. La alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, recalcó que el municipio “tiene muchos motivos para estar orgulloso de León y Castillo”.

Las personas que participaron en la cita depositaron cerca de doscientas rosas rojas y amarillas ante el busto de León y Castillo que se encuentra en uno de los vértices de la Plaza de la Alameda, una obra de la escultora Eloise Bosch fechada en 1900 y adquirida en los años sesenta por el Cabildo grancanario.
La música también se sumó al evento gracias a la Banda Municipal del Ayuntamiento de Telde, que abrió el acto con la interpretación del himno patriótico de Santiago Tejera Ossavarry dedicado a León y Castillo y lo cerró con el himno de Gran Canaria, ‘Sombra del Nublo’.

Los actos organizados por la casa-museo del Cabildo consagrada a la figura de Fernando León y Castillo y su hermano, el ingeniero Juan León y Castillo, se completan por la tarde con la conferencia ‘El París que vivió León y Castillo’, que tiene lugar este mismo jueves, 30 de noviembre, a las 19.30 horas, en las dependencias del museo a cargo del profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y escritor Jonathan Allen.

La intervención de Allen se centra en los años de Fernando León y Castillo como embajador de España ante Francia entre 1887 y 1918, unos años fundamentales para la política internacional española. El teldense se convirtió además en el decano del Cuerpo Diplomático en París.

León y Castillo fue designado para esta labor atendiendo a sus dotes negociadoras, su formación y su experiencia, según subraya Antonio González Padrón, director de la casa-museo. Gracias a sus gestiones se  le reconocieron a España los derechos sobre el Territorio del Muni, el Sahara Occidental y el Protectorado del Norte de Marruecos.

La posición política y social de León y Castillo le situó en el centro de la vida parisina. Asistió en primera fila, por citar un ejemplo, a la inauguración de la Torre Eiffel,  y mantuvo una amistad con su diseñador, con el ingeniero Gustave Eiffel. Además, introdujo en el bullicioso mundo de la capital francesa a personajes como Unamuno, Baroja o a su también amigo Benito Pérez Galdós.

La ciudad de París le concedió su Llave de Oro y el Gobierno galo le otorgó galones propios de Jefe de Estado cuando falleció en Biarritz en 1918. Sus restos traídos desde ese país en 1928, reposan hoy en la Capilla de Santa Teresa de Jesús de la Santa Iglesia Basílica Catedral de Canarias, en Las Palmas de Gran Canaria.

Antes de su etapa francesa, Fernando León y Castillo ocupó las carteras de ministro de Ultramar (1881-1883), vicepresidente del Congreso de los Diputados (1883) y ministro de Gobernación (1886-1887). La reina regente María Cristina de Habsburgo le concedió en 1900 el título de Marqués de Muni.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies