‘El chismógrafo’, crónica en clave de humor de la época de la Ilustración en Canarias

  • Los escritores y docentes Antonio Becerra e Israel Campos describen a cuatro manos los entresijos de la sociedad ilustrada
  • La cita es el día 4 de mayo, a las 19:30 horas, con entrada libre hasta completar aforo

Antonio Becerra Bolaños e Israel Campos Méndez, doctos profesores universitarios de Literatura e Historia, respectivamente, han escudriñado a través de los pliegues de la crónica oficial hasta descubrir los chismes más jugosos sobre los personajes e instituciones relevantes de la época de la Ilustración en Canarias, sus influencias y relaciones con la península, el resto de Europa e incluso América. El resultado ha sido el libro ‘El chismógrafo’ (La Tramoyista Editorial, 2022) una obra que aúna una buena base de investigación académica, acompañada de grandes dosis de humor. La puesta de largo de esta curiosidad literaria será el día 4 de mayo, a las 19:30, en la Casa de Colón. La entrada es libre hasta completar el aforo.

El acto de presentación de ‘El chismógrafo’ se convertirá en realidad en una especie de mesa redonda, ya que acompañarán a los autores Noemí Padilla Santana, de ‘La Tramoyista Editorial’, el escritor Alexis Ravelo y el historiador Fernando Bruquetas.

Los juegos galantes, las pelucas y el talco, mucho talco, acompañarán al lector en este viaje por aquel siglo luminoso, pero polarizado: las luchas por la abolición de la Inquisición, las polémicas entre intelectuales, las disputas en torno a la catedral, las peleas por la universidad… Gordillo y Key, Hermosilla y Eduardo, Clavijo y Fajardo, Goethe y Beaumarchais. Se encuentran en sus páginas marqueses dando mal ejemplo y poetisas polemizando en décimas; canarios en la Corte y Bencomo confesando al rey. Fue el siglo XVIII (y principios del XIX) una época de tensiones que dejó ríos de tinta, un río revuelto del que dos pescadores sagaces, como Antonio Becerra e Israel Campos, han sabido extraer con humor, pero también muchas horas de investigación académica, una auténtica ‘crónica del chisme’.

“Nosotros hemos querido sacar los hechos históricos del corsé del tono académico”, explica Israel Campos. “Sin renunciar al rigor de los hechos, los presentamos desde una óptica más abierta, atendiendo a lo que pasaba alrededor del acontecimiento”. Antonio Becerra cree que el proceso es más sencillo de lo que pudiera parecer. “Te encuentras con los chismorreos desde el mismo momento que empiezas a investigar, ya que todo documento está escrito por una persona y cada persona tiene su propia historia y prehistoria. Para nosotros fue fácil porque las fuentes estaban ahí; necesitábamos crear un discurso que sirviera para dar sentido a distintos aspectos que definen una sociedad atlántica como la nuestra”, explica el escritor y filólogo.


Entre la religión y la murmuración

La Ilustración en Canarias fue un claro periodo de luz, a pesar del estado cultural y científico en que se encontraba el archipiélago a principios del siglo XVIII: analfabetismo por doquier y pocas escuelas, muchas dependientes del obispado y de las órdenes religiosas. Todo lo demás era puro oscurantismo cultural y catecismo de parroquia. Antonio Becerra justifica la proliferación de las habladurías. “Es una sociedad muy pequeña, además de muy religiosa y dada a la murmuración, pero las élites son, por lo general, cultas, por lo que las dosis de ‘salseo’ son elevadas”. Israel Campos añade que “es una sociedad mucho menos numerosa, es muy posible que casi todos se conocieran o, al menos, se supiera quién era quién”.

Por otro lado, la Iglesia y la Inquisición eran pilares fundamentales que desplegaban sus alas sobre todos los aspectos de la vida colonial. “Bueno, el clero es humano, las tentaciones son las mismas y las envidias, también”, explica Antonio Becerra. “Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, la ciudad de Las Palmas (y la de La Laguna) eran prácticamente ciudades conventuales. Abrazar la religión en muchas ocasiones era una forma de encontrar un futuro, por lo que, al final, la devoción no era real”.

La universidad fue otro motivo de tensiones durante el periodo de la Ilustración. Israel Campos lo explica muy bien. “La pugna por la universidad está también casi en el origen del propio pleito insular. En un momento en el que La Laguna tiene que luchar por mantener su lugar principal en Tenerife, frente a la competencia de Santa Cruz y, por otro lado, la ciudad de Las Palmas se está recuperando de un largo tiempo en la sombra. La universidad será un tema que servirá para focalizar esta pugna”.


Los autores

Antonio Becerra Bolaños es doctor en Literatura y Teoría de la Literatura y profesor titular de Literatura de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Fue Premio de Investigación Viera y Clavijo 2009. Ha sido docente invitado en universidades asiáticas y latinoamericanas. Es guionista y documentalista. Con Alexis Ravelo fue creador del espacio cultural ‘Matasombras’ en Las Palmas de Gran Canaria.

Israel Campos Méndez es doctor en Historia y profesor titular de Historia Antigua en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Ha publicado tres libros y varios artículos sobre historia de las religiones. Actualmente conduce una sección de divulgación histórica en Cadena Ser Las Palmas.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad