El Tanque se convierte en un monumento colectivo a las víctimas de la represión franquista en Canarias


  • Con la intervención artística de Miguel G. Morales y Eugenio Merino desde el próximo 29 de junio hasta el 10 de septiembre
  • La obra se activará con la participación de los familiares de las víctimas y se completará con la videoinstalación Monumento a la Oscuridad

Los artistas Miguel G. Morales y Eugenio Merino resignifican el Espacio Cultural El Tanque, bajo el comisariado de Adonay Bermúdez, que se convierte del 29 de junio al 10 de septiembre de 2023, en un monumento a la memoria de las personas asesinadas o hechas desaparecer durante la represión franquista en Canarias.

El Tanque, que fuera foco de la lucha obrera y el movimiento sindical desde los años veinte, se transforma así en el único memorial en recuerdo a todas las personas asesinadas mediante el método del ahogamiento forzoso, el fusilamiento o hechas desaparecer en simas, pozos, barrancos o tubos volcánicos durante el Golpe de Estado y la represión en el archipiélago.

Un espacio, a juicio de los autores del proyecto de resignificación, «simbólico por formar parte del recinto de la refinería, cuyo petróleo fue enviado a la Península como energía de la maquinaria militar fascista, y con la complicidad entre altos funcionarios y empresarios involucrados en la conspiración del Golpe de Estado de 1936».


Participación ciudadana

La obra se activará con la participación de los familiares de las víctimas y se completará con la videoinstalación Monumento a la Oscuridad. La ciudadanía podrá participar en la construcción de este monumento colectivo enviando las fotografías y los nombres de las personas represaliadas al correo electrónico monumentoalaoscuridad@gmail.com

El 29 de junio, día de la inauguración, como si de la primera piedra de un monumento se tratara, la presidenta de la Asociación por la Memoria Histórica de Arucas, Pino Sosa, pegará el cartel con la fotografía de su padre, José Sosa Deniz. Pino ha dedicado toda su vida a buscar los restos de su padre y a la lucha por la reparación y la justicia democrática. Ella, a diferencia de otros familiares desaparecidos en Canarias, pudo descubrir en 2018 los restos mortales de su progenitor en el pozo de Tenoya, junto a los de otras catorce personas. A Pino Sosa se unirán otros familiares procedentes de La Palma, La Gomera, Gran Canaria o Tenerife.

Con este contramonumento, Miguel G. Morales y Eugenio Merino dan un paso más en su investigación sobre la visibilización de las personas desaparecidas en la represión.

El proyecto ha contado con la inestimable ayuda de investigadores e historiadores de Canarias y colectivos como la ARMH Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica, Asociación por la Memoria Histórica de Arucas y la Asociación de Memoria Histórica de La Palma, además de la colaboración de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote y del Ayuntamiento de Tías.

Además, se podrá acceder a todos los archivos que han servido como base para esta investigación. Por primera vez se podrá ver el manuscrito original de “Lo imprevisto”, obra decisiva de Domingo López Torres escrita en la prisión de Fyffes con las ilustraciones del también represaliado Luís Ortiz Rosales. Asimismo, los artistas le han propuesto al músico José A. Fajardo la adaptación musical de algunos de estos poemas, que podrán ser escuchados en un concierto que se desarrollará en el interior del Espacio Cultural el Tanque como parte del mismo memorial el próximo mes de septiembre.


Eugenio Merino (Madrid, 1975)

Explora los relatos del poder político y económico y pone el foco en la ideología o la vulneración de derechos humanos. En los últimos años ha centrado su práctica en la memoria y en la huella visible de la dictadura en la sociedad española contemporánea. Su trabajo se ha expuesto en museos y bienales como la 15 Bienal de Cuenca (Cuenca, Ecuador), Museo del Barrio (Nueva York, USA), Station Museum (Houston, USA), MOCA (Taipei, Taiwán), B.P.S.22 (Charleroi, Bélgica), Les Abattoirs (Toulouse, Francia), Sculpture Quadrennial Riga (Riga, Letonia), MAVI (Santiago, Chile) o el Halle 14 (Leipzig, Alemania) entre otros.


Miguel G. Morales (Tenerife, 1978)

La obra del cineasta y artista visual Miguel G. Morales se sitúa en la periferia de la no-ficción con un fuerte carácter ecléctico, investigativo y ensayístico. La soledad, la recuperación de la Memoria Histórica, la descontextualización del archivo al servicio del poder, la invisibilidad de la clase obrera, el activismo medioambiental o la indagación en el significado polisémico de la imagen guían sus incursiones, que se han mostrado en festivales y centros de arte nacionales e internacionales en países como Chile, Alemania, EE.UU., Italia, Colombia, Francia, México, Turquía, Senegal, Cuba o Portugal. En la actualidad tiene abiertas varias investigaciones que se mostrarán en forma de video instalación o pieza cinematográfica ensayística. También prepara un largometraje de ficción.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad