Falleció David Bramwell, el histórico director del Jardín Botánico de Gran Canaria

David Bramwell, exdirector del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo, ha fallecido este jueves a los 79 años de edad.

En 1978 fue nombrado Catedrático de Botánica de la Universidad Nacional de Irlanda, puesto al que renunció en 1979 para continuar como director del Jardín Botánico. Entre 1984 y 1986 dirigió el Plan Especial de Protección de los Espacios Naturales de Gran Canaria (PEPEN).

Bajo su dirección se crearon en el Jardín los laboratorios de palinología con microscopía electrónica (MEB), de biología reproductiva, de citogenética vegetal, el banco de germoplasma, el laboratorio de cultivos in vitro y micropropagación de plantas canarias en peligro de extinción y los programas de educación ambiental, según refleja en su perfil el Jardín Botánico.

Entre los numerosos galardones que recibió destacan la Orden del Imperio Británico, entregada por la Reina Isabel II en 1991, el Premio César Manrique de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, hijo Adoptivo de Gran Canaria del Cabildo de Gran Canaria, la Medalla de Oro Henry Shaw del Consejo del Jardín Botánico de Missouri, la Insignia de Oro del Jardín 2012 y el Premio Canarias Internacional 2013.

Cuenta Christian Afonso en La Provincia que quienes conocieron a David Bramwell destacan de él el gran amor que sentía por Canarias, el lugar que le acogió desde que decidió desarrollar su tesis doctoral sobre la taxonomía y biogeografía de los tajinastes. Futbolista en su juventud, fue portero del famoso The Cavern Club, lugar en el que vio nacer a una de las bandas de música más famosas del mundo, The Beatles, de la que siempre fue fan. Comprometido con la flora canaria en sus casi 40 años al frente del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo, Bramwell fue maestro de un gran número de investigadores que han convertido Canarias en el foco científico internacional que es en la actualidad. En definitiva, fue un británico muy «acanariado».

Uno de sus grandes amigos, y subdirector durante una etapa de su dirección al frente del Jardín Canario, fue Bernardo Navarro. «Dejará un hueco importante y acompañará a los botánicos ilustres que se han preocupado por la flora canaria», señaló ayer. Él que tanto le conoció en su etapa en el jardín botánico destacó de él que se integró «muy bien» en la sociedad isleña, pero que nunca llegó a nacionalizarse español. «Estaba muy orgulloso de su ciudad natal, fue amigo de Ringo Starr en su juventud, y era un gran fan de The Beatles», agregó.

En ese sentido, Betty Burgess, quien le conoció en el Club Inglés, donde se reunía asiduamente con sus compatriotas, comentó que fue durante su etapa como portero de The Cavern Club cuando conoció al grupo británico. Esa era solo una de su «infinidad de anécdotas», que no dudaba en compartir con el resto de miembros del club en sus veladas. Pese a esos recuerdos y su sempiterno orgullo por sus raíces inglesas, no cree «que hubiera querido estar vivo en otra parte que no fuera Canarias», y siempre fue «muy entregado» a su vida en el Archipiélago.

Fuente:

https://www.laprovincia.es/

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad