Felipe II y sus cuatro esposas, nueva entrega del ciclo ‘Reinas’ en la Casa-Museo León y Castillo

  • El historiador Antonio González Padrón imparte la conferencia el día 21 de abril, a las 19:00 horas, con entrada gratuita, previa inscripción

La Casa-Museo León y Castillo de Telde acoge el día 21 de abril, a las 19:00 horas, la tercera jornada del ciclo ‘Reinas de España’, con una conferencia titulada ‘Cuatro reinas consortes para Felipe II’. El cronista oficial de Telde y exdirector de este centro museístico, Antonio María González Padrón, es el responsable de analizar la vida y obra de seis monarcas o consortes femeninas de la historia de España entre los siglos XVI y XVIII.

Se trata de una actividad gratuita, que cuenta con aforo limitado de asistencia, para lo que es necesaria inscripción previa a través del correo electrónico leonycastillo@grancanaria.com, o bien llamando al teléfono 928 691 377. La conferencia también se podrá seguir en directo a través del canal de Youtube de la Casa-Museo León y Castillo.


Matrimonios reales: entre la endogamia y la estrategia

Desde las civilizaciones más antiguas, las uniones reales han rozado los límites de la naturaleza. Los antiguos faraones solían unirse a sus hermanas en matrimonio para mantener el presunto vínculo divino de sus reinados. Partiendo de esta singular premisa, el historiador Antonio González Padrón hará un repaso por los cuatro matrimonios de Felipe II, donde la necesidad imperiosa de lograr descendencia masculina y la lucha contra las consecuencias de la endogamia que imperaba en las dinastías europeas marcan un largo reinado en el que las reinas consortes se convierten en una cuestión de Estado.

“El valor que tenían los matrimonios en las cortes europeas en tiempos de Felipe II era indudable”, explica el cronista y director del ciclo ‘Reinas’. “Una monarquía autoritaria como la de Felipe II tenía que perpetuarse, a pesar de la endogamia, con otra casa real reinante o a través de matrimonios familiares que dieran cierta seguridad política”, detallará Antonio González Padrón en su conferencia.

“Felipe II no necesitaba un pacto económico porque ya era el rey de medio mundo. Sí que necesitaba poner el foco de su acción en aquellos países que podían convertirse en enemigos potenciales o bien en áreas esenciales para extender el imperio, como fue el caso de Portugal”, asevera el historiador.

María Manuela de Portugal, María I de Inglaterra, Isabel de Valois y Ana de Austria son los nombres propios de cuatro consortes que, en realidad, jugaron el papel de fichas de ajedrez en el tablero de la política europea, gracias a sus uniones con el poderoso rey de España que, a su vez, jugaba su particular guerra interna contra el reloj biológico y la gota.


Ana de Austria

El coordinador del ciclo y cronista de Telde se centrará, tras una breve exposición inicial, en la figura de Ana de Austria, última esposa del monarca y madre del futuro rey, Felipe III. Inicialmente destinada a unirse a su primo Carlos, el único hijo de su tío materno Felipe II, estos planes se descartaron en 1568, cuando murió don Carlos. Los planes para un matrimonio español revivieron cuando la tercera esposa de Felipe, Isabel de Valois, murió en el mismo año. Como resultado, Felipe quedó viudo con dos hijas, Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela. Felipe planeaba volver a casarse porque aún no tenía un heredero varón. Ana, su sobrina, fue la elegida.

“El príncipe Carlos era un ser caprichoso y desleal, excesivamente violento”. Así describe el cronista al primer heredero de la corona española, Carlos. Cuando fallece prematuramente, “Felipe II pide dispensa al Papa y se casa con su sobrina. La diferencia de edad era notable y su figura no tiene mayor influencia que la de convertirse en la madre del heredero”, afirma Padrón. “Ella se acomodó a lo que pedían de ella: no molestar y pasar desapercibida”, asegura el historiador.


La visión de la monarquía ‘en femenino’

Después de haber estudiado la trayectoria de reinas de los siglos XIX y XX, durante su etapa como director de la Casa-Museo León y Castillo, Antonio González Padrón reconoce que le surgieron “algunas preguntas sobre el papel institucional que desarrollaban las reinas cuando ocupaban el trono de España como consortes del rey”. El cronista teldense destaca cómo los biógrafos reales “hacían en ocasiones algún apartado minúsculo sobre determinados rasgos del carácter de la reina cuando se trataba de aspectos negativos”. Así surgió el primer ciclo de conferencias, que se desarrolló a lo largo del pasado año y que tuvo gran poder de convocatoria.

Ahora se ha decidido retroceder algunos siglos atrás en la investigación, que ya comenzó con la única reina de la Casa de Trastámara y, según González Padrón, “la primera reina de la España unificada”, Juana I de Castilla y Aragón. El ciclo continuó con la conferencia sobre Isabel de Portugal y ahora con la charla las cuatro esposas de Felipe II. Las consortes de Felipe III, aún por determinar, la figura de Mariana de Austria, esposa de Carlos IV, y la de María de Gotemburgo, consorte de Carlos II, culminarán el ciclo ‘Reinas’ en la Casa-Museo teldense.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad