Luis León Barreto presenta este jueves su última obra, El volcán y otros cuentos

Luis León Barreto nos presenta en este volumen una cincuentena de cuentos entre los que destaca el que da título a la obra El volcán y otros cuentos. Se trata de un cuento lleno de intensidad, donde Marta, una niña de 9 años, nos cuenta sus emociones y sus miedos cuando la lava se aproxima a la casa de sus padres y tienen quince minutos antes de ser desalojados a toda prisa.

No quiere perder a sus animalitos, no quiere abandonar su niñez. Todo es tan dramático que una tarde de domingo revienta el volcán dejándonos la sensación de que somos insignificantes, una mota de polvo en el universo. Una vez más, en La Palma la lava brota por varias bocas, un río de fuego que corre sobre el lecho de antiguas erupciones, destruye carreteras, huertos y viviendas, arruina las ilusiones.

La maquetación y diseño de la obra corrió a cargo de Diego Jesús Darias González, con fotografía de María Asencio Ramos (INVOLCAN).La maquetación y diseño de la obra corrió a cargo de Diego Jesús Darias González, con fotografía de María Asencio Ramos (INVOLCAN).

El volcán es tragedia, como si estuvieran chocando entre sí los cimientos de la isla y esa vorágine nos fuera a expulsar del paraíso. Nos damos cuenta de nuestra insignificancia, de que la tecnología no nos va a salvar de esta hecatombe, como si llegara el Apocalipsis de San Juan.

Escritos bajo un febril estado de alarma y un toque de queda global, en estos más de 50 relatos hay tragedia y esperanza, ironía, humor y una cierta melancolía por la vida efímera, este mundo que cambia de manera vertiginosa. He aquí un conjunto de historias en las que se habla de la capacidad de afrontar cruces de caminos en los que nunca nos habíamos adentrado, porque, si somos un producto del azar y el futuro ya no va a ser lo que esperábamos, no queda otro remedio que disponerse a superar pruebas terribles.

Son historias ambientadas en lugares de distintos continentes, desde África subsahariana a la India, desde Israel a América Latina, desde Londres a San Borondón, desde Nueva York al corazón escondido de las islas.

Con diálogos fluidos y una escritura de gran amenidad, el mensaje final es el Carpe diem, disfruta el instante ahora que los tiempos parecen cargados de catástrofes. El pasado es irrecuperable, así que no no queda otra opción que aferrarnos al presente.

Luis León Barreto, fecundo novelista y ensayista, ha publicado 28 libros, entre ellos su obra más conocida, Las espiritistas de Telde, traducida a cinco idiomas. Ha sido subdirector del periódico La Provincia, director del Club Prensa Canaria, Hijo Predilecto de La Palma e Hijo Adoptivo de Telde.

Ha cultivado con frecuencia la narrativa corta, y por ello figura en importantes antologías españolas y extranjeras, así 1998. Cien años de cuentos (1898-1998) Antología del cuento en castellano, por José María Merino. Alfaguara, Madrid, 1998; Narrativa canaria última, por Ricardo García Luis, 2001; Kanarska kratka prica, 2003, antología de narradores canarios en Croacia, con Isaac de Vega, Luis Alemany, Víctor Ramírez, Luis León Barreto, Juan José Delgado, Agustín Díaz Pacheco y Víctor Álamo de la Rosa. También apareció en Los mejores relatos canarios del siglo XX, Juan José Delgado, Alfaguara. Madrid, 2004; así como en Cuentos de la Atlántida (Antología del cuento canario actual). Bandini, Madrid, 2004.

El autor escribe sobre sí mismo y la obra: “Soy un autor del realismo pero no existe la realidad, sino las múltiples realidades que se yuxtaponen, se confunden”, ha dicho el autor en varias entrevistas. “Como escritor de esta época me interesan los conflictos humanos, en un mundo siempre incierto. Somos insignificantes ante las fuerzas de la naturaleza y las decisiones de los poderosos, nuestra existencia es una mota de polvo en el cosmos. La realidad siempre va más allá de la ficción, no es unívoca sino que es contradictoria, plural. Nuestro mundo está en constante cambio, y provoca el desconcierto, los contornos son imprecisos, los matices cuentan. La vida es una aventura incierta en un paisaje difuso, donde todo puede acabar y empezar de nuevo a cada instante, o terminar de golpe. Somos un pequeño relámpago en la noche eterna”.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad