Savall reúne a Haydn y Saramago en el Festival de Música con Le Concert des Nations

El 38 Festival de Música de Canarias se ha reservado para la última semana cuatro de sus platos fuertes, entre ellos el concierto que ofrecerá el prestigioso músico catalán Jordi Savall en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote. Bajo su batuta, la orquesta Le Concert des Nations interpretará ‘Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz’, de Joseph Haydn, con textos de José Saramago y su lectura en las voces de dos grandes de las letras canarias: Elsa López y Alexis Ravelo. Con ello, el festival quiere rendir homenaje al Nobel luso en el año en el que se cumple el centenario de su nacimiento.

Para Jordi Savall se trata de una de las “obras más maravillosas que se han compuesto en la historia de la música. Son palabras muy profundas las que dice Jesús antes de morir y Haydn compuso todas esas reflexiones con música lenta. Por tanto, es una música de una gran profundidad, de una gran belleza y de una gran intensidad”. En su opinión, los textos que hizo Saramago “son tan maravillosos que hace que esta combinación de música sea a la vez de una profundidad histórica, milenaria y, al mismo tiempo, extremadamente actual, porque los textos de Saramago nos sitúan en lo más esencial de nuestra vida cotidiana. Con todas sus injusticias, con toda la absurdez de lo que pasa en la vida de las personas”.

Agrega que “cuando a Saramago dice en la voz de Jesús “Padre, padre, ¿por qué me has  abandonado?” y Jesús dice después “No sé por qué te hago esta pregunta, cuando sé que has abandonado al hombre a lo largo de su historia”. Es una reflexión profunda sobre la imperiosa necesidad de encontrar sentido a las cosas que pasan en la vida. Saramago pone esto en evidencia y la música de Hayden nos lo hace absorber con toda la profundidad del lenguaje espiritual, la belleza e intensidad. Creo que es una experiencia maravillosa poder unir estos dos momentos absolutamente únicos”.

Tres conciertos en Canarias

Los conciertos serán el martes 8 en el Auditorio de Tenerife, el miércoles 9 en el Alfredo Kraus, en Gran Canaria, y el jueves 10 de febrero en el de los Jameos del Agua, en Lanzarote, todos a las 20.00 horas. Salvo en Lanzarote, con el aforo ya completo, las entradas para los dos primeros conciertos están disponibles en la web del festival y en las plataformas habituales de estos escenarios.

Según cuenta Pilar del Río, presidenta de la Fundación José Saramago, cuando Savall propuso al escritor que completara las palabras de Cristo en la Cruz, el autor se puso a ello con total pasión, y fue entonces cuando su casa se llenó de música “y a la vez de un silencio profundo que indicó que algo podría ocurrir, tal vez un alumbramiento. Así fue: poco a poco los textos que ahora se nos presentan fueron tomando forma hasta llegar a hoy, a este concierto de vida, música y pensamiento, es decir, de pura humanidad”.

“Antes de escribir, se adentró por los volcanes de Lanzarote“-agrega- “sostuvo tierra en sus manos, se preguntó quienes somos en medio del mar” y poco a poco “entre la música de Haydn y del teclado iban saliendo las siete propuestas que Jordi Savall necesitaba para cerrar su proyecto”. Pilar del Río afirma que “cuando Savall salió de la biblioteca, con la grabación acabada, se sintió que se habían apagado muchas luces. Que volverán a brillar en Lanzarote y a Canarias estos días. También en Tías: durante los conciertos, en la biblioteca de José Saramago las luces permanecerán encendidas”.

Sobre la obra de Haydn y Savall

‘Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz’ se considera una de las partituras más intensas de Joseph Haydn, y por tanto del siglo XVIII. Encargada en 1785 por la Hermandad de la Santa Cueva de Cádiz, para ser interpretada cada Viernes Santo, su escritura representó un reto para el compositor vienés, al que se le pidió un oratorio sin palabras en siete movimientos lentos, siete sonatas, ejecutadas como contrapunto musical a los comentarios hablados sobre el texto evangélico.

Esa voz íntima, serena, de aliento espiritual, pero acentos profundamente humanos es la que Jordi Savall transmite al frente de Le Concert des Nations, formación que creó junto a Montserrat Figueras en 1989 durante la preparación del proyecto Canticum Beatae Virginis de Marc-Antoine Charpentier, con objeto de poder disponer de un conjunto de instrumentos de época capaz de interpretar un repertorio que iría desde el Barroco hasta el Romanticismo (1600-1850).

El violagambista y director catalán, que acaba de ser distinguido como miembro de honor de la Royal Philharmonic Society en reconocimiento a su valiosa aportación en la recuperación de tesoros musicales que se habrían podido perder sin su maestría, ya había registrado en 1991 esta misma versión instrumental. Sobre su interpretación se destaca que “está siempre al humilde servicio de la pieza, consiguiendo que brille recurriendo a la sobriedad, a la contención, a la concentración”.

El propio Savall se pregunta si podemos disfrutar hoy plenamente del mensaje que Haydn nos quiere transmitir con su música, ignorando el contexto de su gestación y de su función original; si podemos gozar de “su dimensión estética” sin percibir “la espiritual”.

Acaso se trata de un dilema casi irresoluble, aunque alcanzado este nivel de excelencia en la interpretación de una obra sacra implica la coincidencia de lo bello y lo metafísico.

‘Las siete palabras de Cristo en la Cruz’ constan de una Introducción y siete interludios lentos, que corresponden a cada una de las palabras de Cristo crucificado. El último movimiento “Terremoto” es el único rápido. Fue originariamente compuesta para orquesta de cuerdas, pero también triunfó su versión coral y la de cuarteto de cámara, pero por suerte últimamente se tiende a recuperar la versión original. La obra posee un gran lirismo y refleja un hondo sentimiento.

Si continúa navegando, acepta nuestra política de cookies    Más información
Privacidad